dijous, 23 de febrer de 2017

El cuadrante de Steve o la teoría de la simplicidad

Cuando en 1997 Steve Jobs volvió a dirigir Apple después de haber sido despedido en 1985, una de las primeras decisiones que tomó fue la de revisar la cartera de productos. El anterior CEO, Gil Amelio, había estado multiplicando las versiones de cada modelo hasta generar un exceso que multiplicaba los esfuerzos de marketing y confundía sobre la naturaleza de Apple. Recordemos que una de las cosas que había conseguido Jobs fue la de posicionar Apple como una empresa en cierto modo a contracorriente, dispuesta a romper con el statu quo, pero que con esa estrategia de multiplicar la cartera de productos se comportaba como cualquier empresa.
https://www.weforum.org/es/agenda/2017/02/el-cuadrante-de-steve-o-la-teoria-de-la-simplicidad/
La estrategia tradicional era que los mercados están hipersegmentados y que cada segmento (o microsegmento) requería de un producto adecuado para él. Para Jobs hay productos, como los ordenadores, que no necesitan esa hipersegmentación, porqueson los propios clientes los que se segmentan con los distintos usos que dan al producto. Por eso, cuando revisó la cartera de productos decidió reducirla al máximo, y para ello se presentó ante el consejo de administración con un cuadrante parecido a éste.
Cuadrante_Steve_Sintetia1
Con este cuadrante Jobs quería reducir al máximo el número de productos sobre los que los ingenieros y diseñadores debían trabajar, mejorando así el foco y disminuyendo costes de producción y marketing. De este modo la cartera de productos prácticamente se redujo a lo siguiente.
Cuadrante_Steve_2_Sintetia
La importancia de esta decisión es mayor de lo que pueda parecer porque:
1.-Reduce costes de producción y marketing, como he dicho.
2.-Centra el mensaje de marca y evita la dispersión y la confusión pudendo crear una identidad más reconocible y diferenciada.
3.-Mejora la gestión de los diseñadores e ingenieroscentrando sus esfuerzos en menos productos y mejor definidos.
4.-Focaliza y direcciona toda la empresa en unos objetivos más claros.
La utilización de esta matriz con este enfoque (que llamaré Matriz de Steve) suponecentrar estratégicamente la empresa quitando lo que puede ser superfluo y mejorando nuestra capacidad de conocimiento de la misma.
Jony_IVe_Sintetia
Supongamos que un hotel quiere establecer una estrategia clara en su gestión y su marketing. No es cierto que las empresas puedan y deban enfocarse a todos los mercados posibles, porque así lo único que consiguen es descentrarse y perder absolutamente el pulso del mercado, por lo que en el caso del hotel sería interesante que, por ejemplo, se centrara en dos segmentos y en dos características de su producto que considerara como claves. Más o menos así.
Cuadrante_Steve_Servicios_Sintetia
Y a partir de aquí crear productos para cada segmento y según esas características. También puede, por supuesto, servir para desarrollar campañas de marketing creando mensajes, campañas o utilizando canales específicos para cada segmento y característica.
¿Pero por qué es interesante el Cuadrante de Steve? Esta herramienta nos ayuda a quitar lo superfluo de nuestros productos, campañas de marketing o estrategia empresarial centrándonos en lo relevante. Y esto en absoluto supone una debilidad o una pérdida de información u oportunidades. Como dice el vicepresidente senior de diseño de Apple, Jony Ive, “tienes que entender en profundidad la esencia de un producto para poder deshacerte de todos los elementos que no son esenciales.”
Jobs siempre trabajó con la máxima de que “menos es más”, y recordemos que ha sido capaz de transformar el mercado del Smartphone con un solo modelo de teléfono. Por lo tanto, una manera de trabajar con el Cuadrante de Steve sería:
1.-Define las categorías con las que vas a trabajar en el cuadrante (segmentos de clientes, tipos de producto, valores de la empresa, canales de distribución…)
2.-Elige dos y sólo dos elementos de cada categoría.
3.-Haz los cruces de los elementos de cada categoría.
4.-Reflexiona sobre el resultado de los cruces.

Con esto vas a conseguir un mayor foco y un mayor conocimiento de tu empresa. ¿Por qué eliges unos segmentos y no otros? ¿Por qué crees que son más relevantes unos valores y no otros? ¿Por qué es interesante que trabaje en estos mensajes de marketing y no en otros? Como he dicho, no es cierto que nos debamos focalizar a todo el mercado. Es preferible optimizar recursos, generalmente escasos, donde podemos ser más relevantes, y el Cuadrante de Steve nos ayuda a establecer, definir y fortalecer ese foco.
Mantener una constante dispersión en el mensaje, en los productos y en el posicionamiento confunde al mercado, nos convierte en empresas vulgares y nos obliga a dedicar demasiados recursos a la producción, al marketing y al posicionamiento. El Cuadrante de Steve puede ser una buena herramienta para la toma de decisiones estratégicas y un mejor conocimiento interno de nuestras organizaciones.

Con la colaboración de Sintetia
Autor: Juan Sobejano es Fundador de Innodriven. Graduado en turismo y especializado en marketing y dirección hotelera. Experto en innovación, estrategia, modelos de negocio y socialmedia.
Imagen: REUTERS/Denis Sinyakov

divendres, 17 de febrer de 2017

La empresa como comunidad X.Marcet

La empresa como comunidad

Este artículo se publicó en La Vanguardia el 03/12/16


La empresa puede ser una tribu o un cortejo.  Puede ser una burocracia más o menos eficiente entorno a una jerarquía más o menos autoritaria. Hay empresas que se asemejan a un comando, otras a un ejército regular. Pero cada vez más muchas empresas empiezan a mirarse como una comunidad. Una comunidad no es una familia pero traza lazos que van más allá de la pura funcionalidad.

La comunidad es algo que permite reconocerse sin perder la identidad. La comunidad integra a sus miembros, los socializa,  procura que estén alineados a unos objetivos comunes. La comunidad no busca desdibujar las individualidades,  al contrario de ellas saca su aspiración a ser un todo que va más allá de las partes.  La empresa puede ser una comunidad, un espacio dónde las personas no viven toda su vida, pero un espacio que no les hace renunciar a nada de su vida no profesional. La comunidad busca crear un perímetro de expectativas mutuas razonable. Para crecer la empresa, todos deben sentir que crecen.

Para algunos este es un mundo imposible. Conozco a muchos jefes que se ponen nerviosos solamente escuchar estas aproximaciones. Me espetan sin pedirlo unas cifras impresentables de absentismo laboral y me recomiendan que no busque más allá de un equilibrio entre presiones e incentivos proporcionado. Sin disciplina no hay nada, sin incentivos no encuentras motivaciones sostenidas.  Y sin embargo, a estas empresas que se ven como máquinas, les salen unos números torcidos cuando se pregunta por el grado de compromiso que despiertan entre sus empleados. Si nos quedáramos con la mitad de las cifras que nos da Gallup ya sería para ponerse a llorar. Y en  mundo tan complejo, sin  compromiso no hay capacidad real de cambio.

Estas empresas que son máquinas jerárquicas que afinan bien cuando se trata de crear burocracias de negocio, tienen muchos problemas cuando se enfrentan a cambios disruptivos.  Son buenas máquinas para explotar pero no son hábiles cuando se trata de explorar, de reposicionarse, de reinventarse. No son comunidades, son ejércitos regulares de gente a la que se les pedía que pensaran solamente en términos operativos y aportaran mejoras continuas al negocio convencional.

Pero para afrontar los cambios acelerados de la época de la uberización, las comunidades son mejores que las  máquinas o los ejércitos regulares. Las comunidades generan un tipo de transversalidad compatible con jerarquías muy domadas por la proximidad. Las comunidades acostumbran a tener líderes que hablan con sus ejemplos y que sin renunciar a definir la visión procuran que esta sea realmente compartida.  Son líderes que creen que su trabajo está más en desbloquear la energía emprendedora de su gente que en contralarla. Las comunidades son ecosistemas frágiles que cuidan el equilibrio para con sus clientes, con sus profesionales, con los accionistas que han arriesgado y con la sociedad a la que quieren servir. Las comunidades crean culturas dónde el sentido de perdurabilidad incorpora de un modo distinto el papel de la innovación y el emprendimiento.

Sencillamente ser innovador o ser emprendedor es una forma de las personas de estar en la comunidad y una forma de la empresa de estar en la sociedad, su comunidad superior.  Por tanto, la innovación no es un plan, o el emprendimiento corporativo no es una rareza. Simplemente son productos naturales de una comunidad que se quiere ambidiestra y se preocupa por ganar dinero hoy, para innovar y ganar dinero mañana pero siempre haciéndolo de un modo sostenible, honesto, propio de una comunidad que se quiere poder mirar al espejo de cada uno de sus miembros.

En estas empresas – comunidad, hay menos silos, hay más transversalidad, hay un pacto antiburocrático de hierro, hay jerarquías “lean” y muchas responsabilidad distribuida. Hay agilidad, pues sin ella todo es farragoso. Hay apertura, son  comunidades que permean talento cada vez que lo necesitan. Hay líderes no ostentosos, detectives contra las arrogancias y una cultura de autenticidad que aplica cuando se requieren esfuerzos, resiliencias y humildades.

Hace años que lo escucho a los Hamel, a los Brikinsahw, más recientemente a Leloux con su obra magna “Reinverntar las organizaciones”. Y tengo la suerte de vivirlo en estas empresas catalanas que crecen y que se preocupan por ser comunidades eficientes por convicción e inclusivas por vocación. Empresas que se parecen mucho a los “hidden champions” alemanes. Lo palpo cuando convivo con algunos de ellos. Los conozco. Mantienen la humildad, se alejan de los despachos inmensos y cerrados, acompañan a la gente a la puerta, viajan sin destacar, se obsesionan por no parar de aprender. Deleitar a sus clientes les quita el sueño. Son gente que ha empezando creando empresas y que ha conseguido crear comunidades. Claro que sí, comunidades imperfectas, pero comunidades dónde las personas cuentan, dónde los recursos no se malgastan, dónde hay líderes que son ejemplo de moderación, dónde se combaten los silos y dónde emerge una cultura de perdurabilidad. Solamente los que piensan en el largo plazo innovan, emprenden y reemprenden. Por suerte tenemos gente de este calibre capaz de poner las personas en el centro, de construir comunidades más resilientes a las discontinuidades que nos vienen y más comprometidas con la sociedad.


Ya sé, quedan muchas empresas máquina, muchos capataces que se disfrazan de líderes y muchos corporativismos endogámicos. Pero a mí me parece que las empresas más competitivas empiezan a ser aquellas en las que tener dignidad y ser buena persona también importa y aquellas en las que no se cierran los ojos a los valores que emergen en la sociedad. Las empresas auténticas, las que combaten el paripé y buscan honestamente crear valor, tienen más futuro. Y esta es una gran noticia. Para estas empresas construir un mundo mejor es parte de su misión. Sin aspavientos.

(La imagen es un fragmento de una obra de Piero della Francesca)
http://www.xaviermarcet.com/2017/01/la-empresa-como-comunidad.html

dissabte, 11 de febrer de 2017

La Generalitat Valenciana concederá ayudas al fomento y difusión de las empresas sociales y la Economía del Bien Común

La Generalitat Valenciana concederá ayudas al fomento y difusión de las empresas sociales y la Economía del Bien Común para promover un modelo económico sostenible

10/02/2017
La Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo ha publicado esta semana en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana la orden por la que se establecen las bases reguladoras para la concesión de ayudas destinadas a la promoción de la economía sostenible, que se realizará través de la financiación de actuaciones de fomento y difusión de la cultura y prácticas de las empresas sociales y de la Economía del Bien Común.
Tras estas bases reguladoras, está previsto que la orden de ayudas se publique durante el primer trimestre de 2017, a las que podrán acogerse asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro, pymes y centros, institutos y entes universitarios.
Las ayudas previstas se emmarcan dentro del objetivo estratégico que recoge el 'Document d'Elx', aprobado por el pleno del Consell el 15 de abril de 2016, y que pretende promover un modelo de desarrollo sostenible en la Comunidad Valenciana, tanto desde el punto de vista económico, como medioambiental, socialmente inclusivo y que genere ocupación estable y de calidad.
Entre las propuestas para conseguir este objetivo se encuentran la Economía del Bien Común y el modelo de empresa social, que se complementan entre si. La Economía del Bien Común es un modelo para construir un sistema social y económico basado en valores fundamentales y universales, como la dignidad humana, la solidaridad, la sostenibilidad ecológica, la justicia social, transparencia y participación democrática.
Los valores fundamentales de la Economía del Bien Común se encuentran recogidos en las empresas sociales, caracterizadas por sus objetivos sociales de interés común, la reinversión de los beneficios, la variedad de formas jurídicas, la participación de las partes interesadas y los principios de solidaridad y responsabilidad.
En este sentido, la Economía del Bien Común aporta herramientas innovadoras para la gestión de las empresas sociales, como la medición de la contribución al bien común de las empresas mediante la realización de un Balance del Bien Común, que mide la parte no financiera del éxito de una empresa: el éxito ético de una empresa y su contribución al bien común.
Entidades beneficiarias y acciones objeto de las ayudas
Según las bases reguladoras, podrán acogerse a las subvenciones para la promoción de la economía sostenible asociaciones, fundaciones y otras entidades y organizaciones sin ánimo de lucro, que tengan entre sus fines la promoción y fomento de los principios vinculados a la empresa social y de la Economía del Bien Común.
Las acciones objeto de las ayudas para este tipo de entidades serán las actividades de fomento de estudios y difusión de aspectos relacionados con la empresa social y con la Economía del Bien Común. También se subvencionarán actuaciones de innovación social y emprendimiento social positivo que permitan promover y apoyar estas ideas, así como la promoción del emprendimiento social en los niveles educativos.
También podrán ser beneficiarios de estas ayudas las pequeñas y medianas empresas (pymes) que realicen actuaciones para la implantación de la cultura y práctica de la empresa social y de la Economía del Bien Común.
Las ayudas a las pymes van dirigidas a financiar actuaciones como la elaboración de una memoria de sostenibilidad que contribuya a medir el rendimiento de las empresas en su vertiente social, económica y medioambiental, la realización del Balance del Bien Común, memoria de responsabilidad social, estado no financiero u otras herramientas similares. También recibirán ayudas por programas de desarrollo de capacidades y competencias personales para comprender, medir y comunicar el impacto de las acciones de comportamientos responsables.
Otras entidades beneficiarias podrán ser los centros, institutos y entes universitarios que realicen actividades de investigación o formación en materias relacionadas con la economía sostenible, la empresa social y la Economía del Bien Común.
http://www.indi.gva.es/inicio/area_de_prensa/not_detalle_area_prensa?id=698269
Bases reguladoras de la Generalitat Valenciana para la concesión de ayudas a las empresas EBC. 
En su Preámbulo y articulado, podemos encontrar recogidos los principios y objetivos de nuestro movimiento. 
Esta normativa supone un precedente histórico de la EBC en nuestro ordenamiento jurídico. Enhorabuena a todos los voluntarios y a quienes de una forma u otra han contribuido a alcanzar esta meta volante. La carrera es aún muy larga y seguirá requiriendo el esfuerzo de todos http://www.dogv.gva.es/datos/2017/02/06/pdf/2017_902.pdf

La obligatoria Transformación Digital de la Pyme y del comercio minorista. M.Vidal

En múltiples ocasiones, cuando imparto una conferencia o en alguna de las peticiones para ayudar a empresas y organizaciones a iniciar una verdadera transformación digital, la transición que supone todo este apasionante momento suele ser visto desde la pequeña empresa o del comercio minorista como un reto abstracto o complejo de llevar a cabo. Y, realmente, no debería ser así. Sin duda alguna es en el ese escenario de empresas medianas donde la transformación digital juega un papel relevante para enfrentarse con garantías al futuro inmediato.
La forma en que compramos está cambiando, y el papel del retail ya no será nunca más el mismo. La tecnología ha paralizado los modelos tradicionales. Hasta hace un tiempo, el canal físico era suficiente para impulsar ventas, hasta hace muy poco el incorporar un canal digital parecía suficiente. A este paso le llamamos digitalización pero, sin embargo, no es transformación digital. Este segundo concepto es mucho más profundo. Se trata de incorporar esas herramientas, la lectura de datos y la automatización de procesos para generar nuevos modelos de negocio. 
Para tener éxito, el comercio minorista y las pymes, necesitan crear experiencias diferenciadas y personalizadas que abarquen nuestra vida real y digital. Los compradores cada vez más quieren que sus marcas favoritas y sus comercios habituales cumplan de inmediato sus expectativas. Comprar un artículo no es un evento aislado, sino que forma parte de una experiencia de compra integrada sin fisuras que abarca la tienda digital, las redes sociales, la tienda físicas y el grado de conocimiento que de él tiene la empresa. 
Lograr esto no es sencillo, pero con las nuevas tecnologías basadas en la nube, el aprendizaje automático, la analítica avanzada y la inteligencia artificial, el retail especialmente puede revolucionar la forma en que se involucran con los consumidores. Clientes cada vez más informados y expertos en tecnología por cierto.
Es importante que la experiencia de cliente sea moderna y actual. No es factible vender a clientes cada vez más integrados en un mundo transformado sin transformarse. Un Milenial apasionado del ‘running’ quiere prendas para disfrutar de su pasión utiliza su asistente personal de su teléfono móvil, Siri por ejemplo. Utilizando sistemas expertos cada vez más cercanos a la inteligencia artificial, Siri le aconseja varias opciones donde comprar lo que necesita. Lo ideal es que tras seleccionar una de ellas el ‘chatbot’ de la primera con la que desea interactuar inicie un proceso de ‘convencimiento’ geolocalizado. Ese ‘robot’ le proporciona datos, manera de acercarse, tiempo estimado, opciones de productos, etc. En unos minutos puede estar probándose ropa deportiva con criterios que ‘sin saber’ el potencial cliente ha aportado. Venta predictiva se llama.
En todo ese tiempo, la empresa ha obtenido miles de datos que podrá utilizar más adelante para generar una mejor experiencia de cliente en el futuro. El asistente de ventas virtual es una de tantas opciones que con un trabajo estratégico en transformación digital se puede desplegar. Lo importante es iniciar un estudio previo del estado de la empresa, del punto de digitalización, de la cultura digital que existe y de las pretensiones que se tienen.
Lo descrito no es futurismo. Es algo en lo que trabajo a diario y con lo que he visto a decenas de medianas empresas minoristas, hoteles o empresas de servicios mejorar sus expectativas y sus resultados. Las cadenas minoristas y las franquicias de productos a cliente final son especialmente sensibles a este tipo de transformación. Uno de mis clientes está implementando un sistema de sensores que guían al comprador a través de sus instalaciones en base a criterios de selección previa en sus tablets o teléfonos móviles. El ‘login’ al entrar en las tiendas de esta cadena le permite obtener un descuento y a la vez la empresa ‘detecta’ quien es ese cliente y lo que suele mirar cuando también está ‘logueado’ en su website. Cuando esté totalmente implementado lo mostraremos.
Digitalizarse es implementar tecnología, cierto. Sin embargo transformarse es mucho más. Es una cultura integral en cualquier organización o empresa. Respóndete las siguientes preguntas para saber si lo que estás (o no) haciendo es lo correcto y a la velocidad adecuada. ¿Tienes una estrategia real en transformación? ¿Es táctica o es estrategia? ¿La tienes por escrito? ¿Has modificado en los últimos meses alguno de los procesos que identifican internamente tu empresa? ¿Has automatizado algún elemento de tu experiencia comercial en el último trimestre? ¿Cuál es tu implicación real en el ámbito digital? ¿Tienes algún punto de contacto con el mundo de la innovación como startups o aceleradoras? En las respuestas, estoy seguro, está la clave y la urgencia de lo que necesitas. Si crees que transformarse digitalmente puede ser caro, prueba con no hacerlo.

https://www.linkedin.com/pulse/la-obligatoria-transformaci%C3%B3n-digital-de-pyme-y-del-comercio-vidal

dijous, 26 de gener de 2017

Qué hace un consultor en responsabilidad social

Qué hace un consultor en responsabilidad social


Contratar un asesor de RSE significa generar valor para tu compañía, ¿sabes cómo lo logra?
Seguramente en tu primer trabajo o en algún puesto en el que no hayas tenido mucho experiencia, tuviste una persona que te orientó y explicó con detalle las tareas que debías realizar. Seguramente agradeciste esta ayuda y no dudas en darla o pedirla cuando lo consideras necesario.
Contratar un consultor de responsabilidad social (RSE) es exactamente lo mismo, y es la solución más evidente cuando se trata de implementar iniciativas de RSE en una empresa.
Aunque existen compañías que gestionan la responsabilidad social de manera asombrosa, siempre es necesario que un ojo más versado examine las estrategias desarrolladas e indique áreas donde puede haber mejoras. Recuerda, un asesor no trabaja únicamente para empresas que apenas se inician en la RSE.
Asimismo, no pienses que contratar un asesor significa que tendrás que trabajar con él por siempre, al contrario, un buen consultor nunca se queda de planta en una compañía y está consciente que su estancia es temporal. Él o ella te animará a continuar con programas de RSE por tu cuenta cuando llegue el momento.
¿Qué valor puede ofrecerte un consultor? Te compartimos todas las ventajas que enumeró CSR-Reporting.

Desarrollará nuevas competencias en tu negocio

Un experto en responsabilidad social conseguirá que tu equipo de trabajo aprenda habilidades que mejorarán su perfil profesional y, por qué no, incluso el personal.
Los colaboradores que estén concentrados en impulsar la RSE de tu empresa pueden ser los más beneficiados. Naturalmente, no puedes esperar que ellos ya sean completamente diestros en temas de responsabilidad social, por lo que recibirán con gusto la ayuda de una persona externa.
Entre los conocimientos que un consultor aportará a tu compañía se encuentran: tendencias de RSE, estándares de reportes actuales, identificación de las empresas consideradas sustentables, noticias e informes del Pacto Mundial, normas de RSE en el país, y más.

El tiempo te sobrará

Lo que a un aprendiz de RSE puede llevarle días, un experto lo realizará en horas. Esa es una excelente ventaja de emplear un asesor, ya que cuenta con una metodología establecida y la experiencia necesaria para resolver situaciones en corto tiempo.
Por ejemplo, al elaborar un reporte anual de sostenibilidad puedes tardarte porque investigarás a qué estándares tienes que apegarte, estudiarás otros informes para darte de una idea de cómo redactarlo, etcétera. En cambio, un consultor ya sabe lo que debe contener un reporte, él o ella ya han hecho toda la investigación que apenas realizarás, y únicamente adaptarán el documento para que sea afín a las características de tu negocio.
Aun cuando ya lleves un tiempo publicando reportes, puede ser que los estés haciendo demasiado largos o cortos, o incluyendo información que bien puede ser descartada. Un experto en RSE también te ayudará a saber si tus informes de sostenibilidad son adecuados y cómo puedes mejorarlos, tal vez solo con cambiar el formato.

Notarás aspectos que antes no veías

En el día a día, es fácil que algunas cosas pasen desapercibidas por todos los integrantes de un corporativo. Un asesor de RSE, al ser un tercero, puede identificar detalles que afecten las iniciativas de la empresa, pero que sean vistas de forma tan normal que nadie les haya puesto la atención debida.
¿Cómo sería un ejemplo de algo obvio que ha pasado inadvertido? Quizá los programas de RSE de tu negocio son fantásticos, involucran a una gran cantidad de personas y están logrando un fuerte impacto positivo en la comunidad y/o el planeta. Sin embargo, ¿por qué la gente no conoce tus éxitos? Probablemente tu comunicación de RSE es la que está fallando.
Existen varios casos similares que parecen evidentes cuando alguien más los señala, mas es hasta que alguien externo se da cuenta que tú también te percatas del problema.

Siempre es buena una segunda opinión

Aunque el equipo encargado de las iniciativas de RSE en la empresa esté de acuerdo en llevar a cabo ciertas acciones, puede ser que todavía tenga dudas al respecto o algún director o jefe no piense que esa idea sea la adecuada o, igualmente, vacile. Es aquí cuando la voz de un asesor cobra relevancia.
Saber que una persona es experta en un tema específico le da una autoridad especial; muchas veces esto es lo que se necesita para llegar a un acuerdo y convencer al equipo, a un director o una junta directiva de que el camino elegido es el ideal.
Esto no le quita razón o competencia al equipo de RSE de una compañía, sino refuerza sus argumentos o los ayuda a pulir la idea con la asistencia de un consultor experimentado.

Entenderás los aspectos externos

¿Cómo mides el impacto que está causando tu compañía? ¿Qué tipo de comunicación dirigirás a tus grupos de interés? ¿Conoces el contexto en el cual se desenvuelve tu negocio? Resolverás estas y más cuestiones con el trabajo de un asesor.
La responsabilidad se trata de impactos directos –gestionados al interior de tu empresa– e indirectos –cuando tus operaciones repercuten en el exterior–, por lo que debes tener indicadores que midan esto. De igual modo, es indispensable saber qué ocurre con la RSE fuera de tu cultura corporativa. Un consultor te ayudará a revisar los planes de comunicación de otros negocios, sus informes de sostenibilidad, etcétera.
Así, tendrás el panorama que necesitas para continuar progresando en la RSE de tu empresa, en lugar de ocupar demasiado tiempo en sondear elementos externos por tu cuenta.

Balance entre vida y trabajo

La responsabilidad social tiene que ser una parte vital de tu compañía y tienes que invertir tiempo en ella, pero sin la asistencia de un experto, puede volverse un trabajo muy pesado que desgaste a tus colaboradores.
Como te has podido dar cuenta, un asesor agiliza todos los procesos de la RSE, lo cual beneficia a tu empresa pero más a tus empleados. ¿Tienes un equipo pequeño dedicado a la gestión de la responsabilidad social? Es el que más agradecerá este apoyo.
No permitas que tus colaboradores pierdan el equilibrio entre su vida personal y laboral –después de todo, va en contra de los valores de la RSE– y ofréceles la oportunidad de trabajar con un experto que los oriente y les enseñe cómo aplicar la metodología apropiada.

Lo barato sale caro

Contratar a un asesor de RSE es una inversión y tienes que checar tu presupuesto antes de llamarlo, sin embargo, querer ahorrar este gasto puede traer consecuencias para tu negocio.
Si entregas un informe de sostenibilidad con información errónea o una estrategia está mal elaborada, controlar los daños será más complicado que haberlos prevenido desde el inicio. Puede que los contratiempos no sean tan graves (quizá solo está mal estructurado tu reporte), pero aún así es tiempo y esfuerzo mal empleado.
Un buen consultor de responsabilidad social devolverá el valor que decidiste invertir en él, idealmente siempre más alto que el que ofreciste, pero esa ganancia la medirás tú en relación con las necesidades de tu compañía.
Como en toda ocupación, encontrarás consultores buenos y otros no tan maravillosos como dicen ser. No pierdas la motivación si el primer asesor de RSE que encontraste no cumplió con tus expectativas o no te resultó confiable. Sigue buscando y encontrarás al profesional adecuado que proporcione todo este valor a tu empresa.

¿En qué áreas me apoyará un consultor de RSE?

Hasta ahora, hemos hablado de los beneficios generales que un experto puede aportar a tu empresa. Es momento de entrar en detalles.
Responsible Solutions es una organización de consultores de RSE que ha estado vigente por más de una década y ejemplifican lo que una asesoría puede hacer por tu negocio.

Estrategias de negocio y sistemas de gestión

Es la base que necesitas para comenzar a implementar la responsabilidad social. En esta etapa, el experto te dirá a qué estándares debes alinearte, cómo diseñar iniciativas y desarrollar los métodos adecuados para ejecutarlas.

Reportes y comunicación

Los informes de sustentabilidad no son obligatorios, pero es altamente recomendable publicarlos. Un asesor te indicará cómo tienes que elaborarlos, los formatos que puedes darle, la información que debe contener, a qué normas debe responder y otros elementos que necesitas tomar en cuenta.

Capacitación

Para que la RSE se extienda en la cultura de tu empresa, un curso puede ser la opción ideal. Un consultor puede enseñarte a ti y a tus colaboradores más sobre la RSE e indicarles cómo implementarla en sus respectivas áreas de trabajo.

RSE en tu cadena de suministro

Empleados, proveedores, contratistas, productores y todos aquellos que conforman tu cadena tienen que comprometerse con prácticas responsables. Una consultoría hará que comprendas mejor los procesos de cada eslabón y te orientará para que logres establecer alianzas sólidas, claro, siempre enfocadas hacia la RSE.
La responsabilidad social puede ser compleja de entender al principio, ya que abarca numerosas cuestiones y aún no existe un estándar universal, pero conforme vas estudiándola se hace más sencillo. Lo único que necesitas es la guía correcta.

http://www.expoknews.com/consultoria-de-rse/?omhide=true&utm_source=25+de+enero+de+2017&utm_campaign=25-01-17&utm_medium=email

dijous, 19 de gener de 2017

17 expectativas de cómo el machine learning va a cambiar el mundo.JAVIER PASTOR

https://www.xataka.com/robotica-e-ia/17-expectativas-de-como-el-machine-learning-va-a-cambiar-el-mundo
Cada vez es más habitual leer u oír hablar sobre machine learning o aprendizaje automático, una rama de la inteligencia artificial que básicamente trata de lograr que las máquinas "aprendan" por sí solas.
Los avances en esta disciplina se han unido al uso de ingentes cantidades de datos para poder entrenar a estos motores y lograr resultados sorprendentes en muchos casos. ¿Hay limitaciones a lo que el aprendizaje automático puede lograr? Desde luego, pero todos estos ejemplos demuestran que hay ámbitos en los que ésta disciplina podría cambiar nuestro mundo para siempre.

La lucha frente al suicidio

Un equipo del Hospital Infantil de Cincinnati está trabajando en un sistema que tras entrevistar a una serie de personas trataba de averiguar si eran personas con cierto riesgo de suicidio.
1366 2000
Para el análisis no solo se tenían en cuenta las respuestas, sino también otros apartados como la entonación o la armonía de las respuestas, algo que según los expertos podía aportar mucha información al sistema. Según el estudio, se identificó a las personas con riesgo de suicidio con un 93% de precisión.

Cómo hablar inglés (no nativo)

Los hablantes de un mismo idioma suelen entenderse sin problemas, pero hay situaciones en los que quienes lo han aprendido de forma nativa y quienes lo han hecho como idioma secundario tienen problemas para comunicarse.
Ingles
Precisamente en este ámbito es en el que el MIT creó una gran base de datos de frases en inglés no nativo. El objetivo era mejorar el procesamiento que tienen las máquinas del idioma. La tecnología del procesamiento del lenguaje (NLP) permite resolver algo curioso: que una máquina no sabe cómo procesar las particularidades del inglés no nativo.

Diagnósticos médicos infalibles (o no)

Una de las áreas en la que se esperaba que este tipo de sistemas lograr impactar de forma importante es la medicina, y concretamente el diagnóstico médico en el que teóricamente el aprendizaje automático parecía muy capaz de dar respuestas válidas.
Medicos
Las pruebas de autodiagnóstico realizadas por la Universidad de Harvard demostraron que los sistemas automáticos funcionan con datos objetivos (radiografías, TACs, análisis clínicos) pero no con síntomas ofrecidos directamente por los pacientes.
El problema es que los médicos son capaces de detectar y extraer esos síntomas a partir de la información de los pacientes ("todo el mundo miente", decía el Dr. House) para diagnosticar de forma efectiva lo que les pasa. A las máquinas aún les queda tiempo para resolver este problema, parece.

Contenidos cesurables y censurados en redes sociales

El éxito arrollador del vídeo en internet tanto en YouTube como en Facebook Video y otros servicios ha permitido que tanto las emisiones en directo como las grabadas se conviertan en un tipo de contenido muy apreciado por los usuarios, pero no todo el contenido sigue las políticas de uso de estos servicios en aspectos éticos o morales.
Desnudos
Esa es la razón de que en Facebook hayan desarrollado un sistema que permite detectar contenidos violentos o desnudos durante las retransmisiones en vivo y en directo que ofrece su servicio Facebook Live, y que automáticamente los bloquea.

A la búsqueda de exoplanetas habitables

Un equipo de la Universidad de Toronto se ha inspirado en los algoritmos de recomendación de Netflix, que también hacen uso del aprendizaje automático, para tratar de acelerar la búsqueda de sistemas planetarios dinámicamente estables.
Exo
La idea es la lograr acelerar la búsqueda de exoplanetas "hasta mil veces más rápido que con los métodos tradicionales", aseguran los responsables del estudio. De hecho se está planteando usar dicho algoritmo en la misión Transiting Exoplanet Survey Satellite de la NASA que arranca el año que viene.

Reconocimiento instantáneo de objetos

Una de las áreas en las que el aprendizaje automático ha demostrado su validez es la de los sistemas de reconocimiento de imágenes. Varios son los servicios que aprovechan estos sistemas para organizar nuestras bibliotecas de fotos, pero la idea también es aplicable al reconocimiento de objetos y personas en tiempo real.
Radarcat
Es lo que hace RadarCat, un kit que tiene como base el Project Soli de Google y que permite reconocer, clasificar y distinguir distintos materiales y objetos en tiempo real y con alta precisión.
El secreto son las ondas electromagnéticas y, por supuesto, su algoritmo de aprendizaje automático, que se alimenta de una base de datos en la que cada objeto deja una "huella dactilar" única.

Leer la mente parece factible

La relación del aprendizaje automático con áreas como la neurología y la psicología parece improbable, pero un grupo de investigadores en Estados Unidos han desarrollado un sistema que se acercaba a una idea muy propia de las películas de ficción: la de poder leerte la mente.
Caras
Los responsables de este desarrollo presentaron cientos de caras a 23 personas sometidas a una resonancia magnética funcional, y luego repitieron el proceso pero ofreciendo al algoritmo solo los datos de la resonancia para que el algoritmo tratase de enlazar esa resonancia con la cara que estaban viendo los participantes del experimento. El resultado fue singular, aunque no definitivo. Quizás uno que nos dirija efectivamente a un lector de mentes infalible.

Del coche autónomo a la silla de ruedas autónoma

Los coches autónomos son desde luego uno de los campos en los que la inteligencia artificial parece tener un papel más relevante a corto plazo, pero las bases de ese aprendizaje automático que se aplican en estos vehículos también son aplicables a las sillas de ruedas que se utilizan por ejemplo en hospitales.
Silla
En Singapur están tratando de crear precisamente esas sillas de rueda autónomas que liberarían al personal de trasladar a los pacientes por el hospital para que éstas se ocupasen de otras tareas distintas. Nissan, por cierto, tiene un proyecto similar.

Móviles (¿más?) inteligentes

Esta disciplina también está comenzando a formar parte de nuestros smartphones, esos dispositivos que se irán volviendo más y más ambiciosos en ese objetivo de simplificar la vida a los usuarios adelantándose a sus necesidades. Google Assistant, la herramienta que ha debutado en los Google Pixel, hace uso de este tipo de algoritmos.
En Google no son los únicos en aprovecharse del aprendizaje automático. Huawei presentó recientemente su Mate 9, un smartphone cuyo software aprende del usuario para mejorar la experiencia de uso. Recicla y clasifica aplicaciones para gestionar recursos del móvil (memoria, almacenamiento, capacidad de procesamiento) de la forma más eficiente posible, y esto es a buen seguro solo el principio de la aplicación de ese tipo de disciplina en nuestros smartphones.

Más allá del reconocimiento facial y de voz

Las aplicaciones de la tecnología de reconocimiento facial son cada vez más curiosas. Si en principio se habían planteado como una forma útil y cómoda de autenticarse (Windows 10 y algunos dispositivos ya lo permiten a través de Windows Hello) el aprendizaje automático ha hecho posible que los algoritmos que identifican caras sean claves para clasificar fotos en internet y hacer esas búsquedas tan precisas que Google Fotos (con polémica incluida) o Facebook Moments habilitan a sus usuarios.
Angry
Esa capacidad podría ser aplicada no obstante a temas mucho más sensibles como la identificación de sospechosos de algún delito, pero no ya por el reconocimiento facial, sino por el de voz. Hay mucho terreno recorrido en este sector, y los investigadores de diversas empresas tecnológicas tienen ya sistemas y APIs que permiten llegar a identificar a una persona por su voz incluso cuando esta está distorsionada.

Adiós, Manolo Lama, no te necesitamos

Los comentaristas deportivos también podrían ver afectadas sus labores por la llegada de la inteligencia artificial. Los algoritmos de aprendizaje automático son capaces de reconocer lo que está pasando en varios deportes y añadir comentarios al vídeo que se está emitiendo con apenas retraso.
Deportes
Como en todo sistema de este tipo, el secreto está en el entrenamiento de estas soluciones, que hacen uso de horas y horas de pequeñas jugadas de varios deportes para luego ofrecer esas ayudas. De hecho esa es la palabra clave, porque los comentaristas no deberían verse amenazados: estos sistemas están orientados a ayudarles en su labor por ejemplo analizando las jugadas desde otros ángulos con rapidez.

Precaución, amigo conductor

Los coches autónomos están —nunca mejor dicho— a la vuelta de la esquina, pero puede que antes de ver estos vehículos en carretera nos encontremos con sistemas basados en aprendizaje automático que estén destinados a evitar nuestra próxima pifia al volante.
Caras
En este tipo de aplicación una cámara analiza nuestro lenguaje corporal y nuestros gestos para tratar de entender qué reacciones tenemos antes de distintas maniobras. Según las pruebas realizadas por investigadores de Cornell y Stanford, era posible predecir por ejemplo los cambios de carril con un 90% de precisión, y las aplicaciones parecen muy interesantes en el ámbito del transporte de mercancías, por ejemplo.

Máquinas que hablan como nosotros

Otro de los segmentos claros en los que el aprendizaje automático puede aportar claras ventajas es en su capacidad de ayudar a la comunicación entre los seres humanos y las máquinas.
Conversar
Entrenar a un sistema de inteligencia artificial con diálogos de todo tipo da como resultado un algoritmo capaz de mantener una conversación relativamente coherente, algo que demostraron en Google a partir de diálogos de películas clásicas. Este tipo de aplicación será cada vez más llamativa, sobre todo ahora que todas las grandes parecen querer meter su particular versión del Amazon Echo en nuestro salón.

Ahora en la factura de la luz (y en otras muchas, esperemos)

Lo bueno de ese aprendizaje automático que está conquistando todo tipo de escenarios es que tiene un potencial enorme para optimizar un buen montón de procesos y decisiones. Algunas, por cierto, tan útiles como la de lograr que ahorrermos dinero en nuestra factura de la luz.
Google
Google ha logrado hacerlo en sus centros de datos, y quien le ha aconsejado mejoras en la forma de consumir energía más eficiente en dichos centros ha sido un algoritmo desarrollado por Jim Gao, un programador de Google. EL sistema aprendía el comportamiento de cada uno de los servidores para ajustar el PUE (Power Usage Effectiveness) en cada caso y lograr que el consumo fuera justo el adecuado.

Recomendaciones musicales que te sonarán a gloria

Puede que Google esté siendo protagonista involuntaria de este artículo, pero ya nos decía una de sus máximas responsables en este área que "no hay departamento en Google que no se beneficie del machine learning". Las aplicaciones prácticas para los usuarios son muchas y variadas, pero entre las más prácticas y recientes está la que afecta a Google Play Music, su servicio de streaming de música.
Play
Este nuevo sistema hace uso de sistemas de aprendizaje automático para descubrir el tipo de música que nos gusta y mezclarlo con datos como nuestra ubicación o actividad e incluso el estado de la metereología para crear una lista de reproducción personalizada. Estas recomendaciones van más allá de lo que intentan otros sistemas que solo se basan en lo que nos gusta o escuchamos frecuentemente, y el análisis de esos factores adicionales (puedes no activar esta opción si prefieres proteger tu privacidad) puede ser un plus para muchos usuarios.

Redes sociales con menos spam y menos noticias falsas

El problema de las redes sociales más populares es que su propia filosofía provoca que haya muchísimo contenido falso que muchos usuarios pueden confundir con contenidos legítimos. El spam y el reciente fenómeno de las noticias falsas han demostrado que aquí hay mucho camino por recorrer, pero puede que los algoritmos de aprendizaje automático también ofrezcan soluciones al respecto.
Spam
Es lo que opinan al menos en Twitter, donde su sistema BotMaker lleva un par de años tratando de luchar contra el spam en esta red de microblogging. Sus responsables destacaban entonces que el sistema había sido capaz de reducir en un 40% el spam publicado en Twitter, y a esto se unen los recientes esfuerzos de Facebook por lidiar con el escándalo de las fake news. La empresa de Mark Zuckerberg utilizará sistemas de machine learning para detectar este tipo de noticias, aunque habrá más recursos para evitar problemas como los que se han dado recientemente.

Tiembla, Beethoven: llegan las máquinas que componen música clásica

Uno podría creer que el campo artístico está a salvo de la inteligencia artificial por el momento. La intuición y el tipo de factores que entran en juego en la creación de cualquier pieza artística son algo que por ahora no parecía al alcance de los sistemas de aprendizaje automático, pero hay quien está desafiando esa idea.
DeepBach es un sistema que tras aprender la forma en la que estaban compuestas las cantatas de Bach es ahora capaz de crear piezas que imitan estas composiciones e incluso tomar canciones existentes para armonizarlas bajo ese mismo estilo. No es el único proyecto en este sentido, y hace poco entrevistábamos a Francisco Vico para hablar de Iamus, un cluster de computación capaz de componer música contemporánea que de hecho ya ha sido interpretada por la Filarmónica de Londres.

Más y mejores medicamentos

Entre esas aplicaciones prácticas que nos hablan de un futuro mejor está el de la investigación en el ámbito farmacológico: el descubrimiento de nuevos medicamentos podría ser mucho más eficiente y veloz gracias a la utilización de sistemas de inteligencia artificial y, en concreto, de aprendizaje máquina.
Medicina
Un estudio reciente permitía por ejemplo minimizar e incluso evitar los efectos secundarios de un medicamento antes de realizar las pruebas clínicas en seres humanos, algo que reduce de forma notable el coste de este tipo de procesos. Como era de esperar, Google también está investigando en este área en colaboración con Pande Lab, un laboratorio de la Universidad de Stanford, y hay un buen conjunto de iniciativas similares que esperemos ayuden a tratar antes y mejor todo tipo de enfermedades.